EL REGRESO DE RIFF

0
39

“La ciudad del mundo nuevo ya no duerme su sueño en paz”

VUELVE RIFF

La emblemática, poderosa y legendaria banda de Rock más importante en la historia de este país se reúne luego de varios años de ausencia.

El grupo creado por el prócer del Rock n Roll Pappo Napolitano, se reúne por primera vez desde su partida, para realizar una única serie de presentaciones que comenzarán en Capital Federal los sábados 1 y 8 de diciembre en el Teatro Vorterix (Av. F. Lacroze y Alvarez Thomas) y continuarán en un tour por varias localidades del interior.

 

El team RIFF 2018 liderado por Vitico y Jaf cuenta entre sus filas con Luciano Napolitano  (Hijo de Pappo) y Juanito Moro (Hijo de Oscar Moro, quien fue baterista de Riff  en 1985).

Durante los shows recrearán en vivo parte del disco “RIFF VII” (álbum debut de JAF y Moro en la banda),  e invitarán a músicos especiales para recordar en estos históricos shows los himnos dorados de los primeros discos de la banda como así también canciones de “Zona de nadie” y el último disco negro que incluía “Que sea Rock” y “No obstante lo cual” entre otros clásicos.

Riff es una de las bandas de metal más veneradas de la historia de la música argentina. Y desde la muerte de Norberto Pappo Napolitano hubo muchos amagues para que sus integrantes se reunan, incluso con la posibilidad de que Luciano, cantante, guitarrista e hijo del Carpo se sume en el lugar de su padre. Ese momento finalmente llegó y el anuncio incluye una formación integrada por Viticus (miembro histórico del grupo), JAF (quien se sumó a Riff en 1985 y se fue en 1986), y además de Luciano estará Juanito, el hijo de Oscar Moro en batería. O sea la mitad de los músicos que grabaron VII y los hijos de los integrantes fallecidos en el lugar de sus padres. La serie de recitales que, aclaran, será “única”, arranca el sábado 1 de diciembre en el Teatro Vorterix (Av. F. Lacroze y Alvarez Thomas) y continuará en un tour por varias localidades del interior, que se irá revelando en los próximos días. VII es el álbum en el que Riff imprimió más hard rock en su sonido con canciones como “Elena X”, “Parece que viene bien” y “Dios devorador”. También es recordado por ser el único que no fue registrado por la formación original del grupo, ya que tras anunciar su separación en 1983 Michel Peyronel y Boff Serafine decidieron no ser parte de ese regreso. Algo de eso sucede por estos días: hoy Peyronel lidera Humanoides Disidentes y Serafine hace lo propio en La Naranja. Justamente este sábado ambos compartirán escenario en el Teatro Flores, en un evento denominado Que Sea Rock Fest. “Por razones obvias, es imposible revivir a Riff, pero estamos reviviendo muchas emociones”, aseguró el baterista en una entrevista con Clarín. Sus ex compañeros de banda no piensan lo mismo. Aunque claro, la reunión no fue fácil ya que a lo largo de los años Vitico y JAF protagonizaron una pelea mediática que tuvo su punto cúlmine en marzo de 2015 cuando el bajista prendió fuego un afiche del cantante y guitarrista, a quien muchas veces criticó en los medios y a quien llegó a tildar de “mala persona”. El reencuentro entre ambos se dio en abril de ese mismo año, luego de que Ferreyra publicara u’n video en YouTube bajandole el tono a la pelea, y con la invitación de Corcho Rodríguez a tocar juntos en La Roca, el famoso sótano del empresario donde generalmente se organizan zapadas. Así contó en 2016 Vitico a la Revista Madhouse como fue la reconciliación: “Nunca imaginé que lo que sucedió iba a terminar saliendo en las redes. Yo no las uso. No sabía que me estaban filmando para eso. Fue simplemente un chiste entre nosotros, entre la persona que había puesto el cartel una semana antes, y yo. De ninguna manera tuve la intención que eso fuera público. Me sorprendió. Y pasado un tiempo, alguien me dijo ‘¿Por qué no mirás lo que subió Jaf a YouTube?’ Y lo miré, y lo oí sincero. Y recordé cuando Corcho Rodríguez vino un día y me dijo ‘Victor, ¿no te parece que ya es hora de que le levantés la suspensión a este pibe?’ Y lo pensé, y me di cuenta de que habían pasado 30 años. Y, la verdad que sí… (Risas) Y ahí nos dimos un abrazo con Juan, y listo. También había un asunto de una Telecaster de por medio, y Corcho me dijo ‘el que te la tendría que dar no te la puede dar, pero yo sí’. Y ahí está mi Telecaster, en su caja. Y bueno, todos estamos siendo más civilizados. Aparte, después de 30 años, no tenía ningún sentido seguir enojado. El que lo puso, sabía lo que estaba haciendo, y yo no. Por eso me disculpé después públicamente. Y si te equivocás, pedís disculpas. Es lo que sucedió”.

No hay comentarios

Dejar respuesta